Guía de Cuidados del Yorki

Cuando adquirimos un cachorro de Yorkshire Terrier, un ser especial llega a nuestro hogar, y justo es que le prodiguemos todo los cuidados y el amor del mundo. Recuerde que ha sido separado de su madre y sobre todo de sus hermanos y es por ello que inevitablemente sufrirá de lo que se denomina stress. Este stress es muy peligroso ya que hará que sus defensas bajen y si no lo cuidamos esos importantes primeros días en nuestra casa, podrá enfermarse de cuanto virus o parásito oportunista se halle en el ambiente. Si Ud. las primeras noches lo deja solo encerrado en un baño, en un garaje o, lo que es peor, en el patio, ese stress se agudizará y pondrá en serio riesgo su salud.

Este estado se supera fácil y rápidamente si a la noche lo pone en una cunita cerca suyo, y en caso de que llore con sólo estirar su mano y acariciarlo, se calmará y sentirá su afecto.

El Yorkshire Terrier, al ser un perro de compañía, necesita que se lo alce en brazos la mayor cantidad posible de veces, para que su carácter sea cariñoso y no agresivo y le permita ser sociable con otras personas. No hay nada más desagradable que un Yorkshire Terrier, que son todo dulzura y provoca en la gente el acercársele, malhumorado y gruñón con quienes se le acercan.

También es importante que luego de adquirido el cachorro lo lleve a un control veterinario, el cual constatará su estado general de salud, le recomendará su próxima dosis de vacuna y antiparasitario, y le dará consejos sobre la mejor alimentación.

En cuanto a ésta, yo siempre recomiendo el alimento balanceado, ya que una dieta hecha en casa siempre sufrirá carencias de uno u otro tipo. Además los granitos de pienso vienen fortificados con vitaminas y minerales en la justa medida para satisfacer los requerimientos diarios del perro.

No olvide revisar sus dientes, ya que la raza tiene una alta predisposición a acumular sarro, lo que con el tiempo produce mal aliento y la pérdida de las piezas dentales.

En cuanto a su higiene, tratándose de un toy que habitualmente duerme con nosotros o al menos muy cerca nuestro, recomiendo como mínimo un baño semanal con shampú especial para perros y crema de enjuague que ayude a realzar su brillo original, y luego SIEMPRE secarlo con secador de pelo. Nunca lo deje mojado para que se seque solo. El cepillo debe ser de cerdas metálicas sin púas y los peines debe ser del tipo caniche. El hábito del peinado debe ser diario, es muy fácil que el pelo se enriede y forme nudos que luego deberán ser cortados y por supuesto eso contribuye a que la capa luzca pobre y descuidada.

Otra recomendación es permitirle tomar baños de sol, que por un lado les encanta y por otro ayuda a fijar el calcio necesario para sus huesos y dientes.

No descuide su vacunación anual y su desparasitación semestral. Esto contribuye a tener un perro sano, con un inmejorable manto y nos asegura que nos acompañará en nuestra vida por muchos años y no perderá las características inigualables de la raza Yorkshire Terrier.